El modelo educativo 2016

213

Han pasado sólo cinco años desde que en la educación básica se implementó la reforma educativa del 2011 cuando ya se propone una nueva reforma curricular, en aquella ocasión y hasta a la fecha las prácticas escolares tenían y tienen como base el desarrollo de las competencias para la vida.

Nuestras autoridades actuales han reflexionado sobre estas prácticas y ha decido que ya no son adecuadas para la sociedad contemporánea, por tal motivo han puesto a consideración el modelo educativo 2016, que en este año aún está en discusión en todos los ámbitos de la sociedad para que se conozca, se analice y se realicen las observaciones y corrección necesarias antes de su implementación.

Las autoridades argumentan que nuestro actual “modelo educativo ya no es compatible con una sociedad más educada, plural, democrática e incluyente, porque dentro de nuestro país existen una variedad de identidades, de perspectivas, de culturas que preservan identidades diferentes, reflejo de la diversidad que nos caracteriza como nación” se puede leer en su propuesta.

Cualquiera que sea el motivo del cambio los fines de la educación están claros en el artículo 3º de nuestra constitución y son éstos los que deben regir tal cambio, desarrollar armónicamente todas las facultades del ser humano, es decir, se debe formar estudiantes con convicción y con las capacidades necesarias para construir una sociedad más justa e incluyente, respetuosa y responsable. Donde los aprendizajes adquiridos tengan un verdadero sentido y contribuyan al pleno desarrollo personal y social de los individuos.

Las escuelas han dejado de ser el único lugar para aprender y en la actualidad existen diferentes fuentes de información al alcance de los niños para continuar aprendiendo, los cambios deben también incluir las tecnologías y el acceso a éstas, así como su consulta y uso responsables.

La SEP refiere que la propuesta de este modelo educativo busca hacer efectivo el derecho a la educación, a partir de los principios que dan sustento a la educación inclusiva, postula la eliminación de las barreras que impiden el aprendizaje y la participación de todos los alumnos, con especial énfasis en aquellos que presentan condiciones de vulnerabilidad. Se coloca la escuela al centro del sistema educativo como espacio donde convergen todos los recursos y esfuerzos de los distintos actores. Exige maestros mejor preparados para implementar estos planteamientos consolidando los procesos de evaluación docente y el Servicio Profesional.

Establece principios y mecanismos que permitan una gobernanza efectiva y funcional del sistema con la colaboración del gobierno federal, estatal y el sindicato de maestros. Reconoce también la importancia de los padres de familia y de otros actores de la sociedad civil en la educación.

Reformas van, reformas vienen, lo importante para las autoridades educativas es tener un propósito que lleve a un beneficio común para la sociedad y que defienda el derecho a la educación, obligatoria, gratuita, laica y de calidad en donde “todos los niños y jóvenes de México se formen como ciudadanos libres, responsables e informados, capaces de ejercer sus derechos y participar cabalmente en la vida productiva y democrática de la sociedad, pero que también tengan la capacidad y la visión de cuidar su entorno y ser parte de la transformación de nuestro país hacia uno más libre, justo y próspero”.

 

COMPARTIR
Artículo anteriorLas figuras imposibles
Artículo siguiente¿Qué es un texto?
Nació en Guadalajara, Jal. Es egresado de la Benemérita y Centenaria Escuela Normal de Jalisco como Lic. En Educación Primaria. Ha laborado como asesor y participante en los programas de Formación Continua de la SEP, como Auxiliar Técnico Pedagógico de supervisión y dirección, encargado en tres ocasiones de la dirección escolar y como docente frente a grupo.