Indice Global de Equidad de Género

707

El Índice Global de Equidad de Género fue introducido por primera vez por el Foro Económico Mundial en 2006 como marco para captar la magnitud de las diferencias basadas en el género y el seguimiento de su progreso. Este año es la 12ª edición del Índice, que permite el análisis de series de tiempo sobre los patrones cambiantes de igualdad de género en todo el mundo y comparaciones entre y dentro de los países.

El Índice compara las brechas nacionales de género en los criterios económicos, políticos, de educación, de salud y proporciona una clasificación de países que permite comparaciones efectivas separadas entre las regiones y los grupos de ingresos. Las listas de clasificación están diseñadas para crear una mayor conciencia entre una audiencia global de los desafíos planteados por las diferencias de género y las oportunidades creadas para reducirlas. La metodología y el análisis detrás de las clasificaciones están destinados a servir de base para diseñar medidas efectivas para reducir las diferencias de género.

Economías avanzadas

Noruega encabeza la lista, con mejoras en los últimos cinco años que reflejan su éxito en seguir una política claramente articulada para lograr la inclusión en su proceso de crecimiento. Los niveles de vida medianos son altos y están aumentando, mientras que la desigualdad es la más baja entre las economías avanzadas después de impuestos y transferencias. La investigación muestra que, en particular, el país se beneficia de un fuerte uso de las palancas de mercado para promover resultados equitativos y mantener la protección social efectiva. Las fortalezas de Noruega incluyen un alto grado de movilidad social, un bajo desempleo y una alta participación femenina en la fuerza de trabajo, con generosas políticas de licencia parental y cuidado infantil alcanzable que mantienen a las mujeres y los padres en la fuerza de trabajo. Una fuerte negociación colectiva protege los derechos de los trabajadores.

Los Países Bajos ocupan el séptimo lugar, con una desigualdad de ingresos y pobreza relativamente baja, así como una capacidad para proporcionar un nivel de vida mediano razonablemente alto. El Marco muestra que el país se beneficia de la infraestructura básica y los servicios de salud de primera categoría, así como de un sistema de educación y capacitación que hace un trabajo razonablemente bueno para asegurar que el desempeño estudiantil no se vea obstaculizado por antecedentes socioeconómicos.

Francia ocupa el lugar 18, con disminuciones en varias áreas en los últimos cinco años, lo que sugiere que los esfuerzos para promover la inclusión social y la equidad no han sido plenamente efectivos. Los niveles de empleo son bajos y los resultados relacionados con la equidad inter generacional son de gran preocupación, con un creciente índice de dependencia y una creciente deuda pública que pone en riesgo la prosperidad futura. Los puntos fuertes incluyen una excelente infraestructura y servicios básicos, en particular el transporte y la asistencia sanitaria, así como una fuerte protección social. Las debilidades de Francia incluyen burocracias significativas en la creación o el crecimiento de empresas, que se aplican frenos en la creación de empleo; y un sistema fiscal que distorsiona los incentivos para trabajar e invertir. Estos y otros factores han llevado a los niveles de desempleo juvenil de Francia a estar entre los más altos de las economías avanzadas.

Estados Unidos a pesar de ser una potencia económica mundial, ocupa el puesto 23. Aunque el país ha crecido bastante rápido en los últimos años, se encuentra entre las tres economías avanzadas con los niveles más altos de pobreza y desigualdad de ingresos. El ingreso medio de los hogares ha estado en una tendencia a la baja, aunque ha habido una ligera mejora en los últimos dos años. Sus altos niveles de deuda ponen en tela de juicio su sostenibilidad. El Marco muestra que Estados Unidos tiene algunos fundamentos sólidos para mejorar la inclusión: permite una fuerte creación de activos y emprendimiento, con fácil acceso al capital y otras condiciones de apoyo para la creación de empresas. Estados Unidos tiene una red de seguridad social menos amplia que muchas otras economías avanzadas, limitando no sólo el nivel de vida, sino también algunos riesgos críticos para la innovación.

Países de ingreso medio-alto

Argentina ocupa el 11º lugar entre los 79 países en desarrollo en el Índice de Desarrollo Inclusivo (IDI), con un puntaje de 4.43 sobre 7, lo que representa una ligera disminución (0.11%) desde hace cinco años. Si bien el PIB per cápita sigue siendo algo bajo y la tasa de pobreza es relativamente alta para un país en su nivel de desarrollo, los indicadores de desigualdad de ingresos y riqueza muestran que la desigualdad no es una preocupación tan importante como en muchos otros países. En cuanto a las siete áreas del Marco, en el crecimiento y desarrollo inclusivos, los puntos fuertes de Argentina incluyen servicios básicos relativamente buenos, especialmente salud; un sistema fiscal progresivo; y una buena protección social. El país ha registrado pequeñas mejoras en la calidad de la educación, el empleo y la compensación laboral.

China ocupa el lugar 15 entre las economías en desarrollo, pero ha visto mejoras a través de una serie de indicadores en los últimos cinco años. La puntuación de China se ha incrementado en un 1,65% durante este período, situándose en el puesto 20 entre 79 países en términos de progreso, a pesar del crecimiento relativamente fuerte y de la productividad laboral. China tiene una de las mayores intensidades de carbono entre las economías en desarrollo (67º lugar), y la desigualdad en la riqueza ha aumentado a niveles extremadamente altos. El Marco indica que en términos de fortalezas, los resultados del empleo siguen siendo fuertes, gracias a la competencia razonablemente vigorosa, el espíritu empresarial y la creación de empresas. En el futuro, las áreas prioritarias clave incluyen la inversión en infraestructura productiva y mejoras en la asistencia sanitaria y el acceso a la educación. Aunque el país ha visto una reducción significativa de la pobreza en las últimas décadas, China podría hacer más a través de una red de seguridad social mejorada y transferencias fiscales específicas.

México ocupa el puesto 29 en el IDI con una puntuación de 4,13. Este resultado no ha cambiado mucho en los últimos años, en parte debido al lento crecimiento y la productividad laboral desde 2011. La desigualdad sigue siendo alta, con el país ocupando el puesto 62 entre las economías en desarrollo. Estos y otros indicadores muestran que México podría hacer más para lograr un proceso de crecimiento más inclusivo. El Marco indica que el desempleo de los jóvenes, en particular, sigue siendo alto, cercano al 10%, lo que representa más del doble de la tasa de la población en general. Esto hace hincapié en la necesidad de mejorar la formación profesional y en el empleo, así como, en general, mejorar el sistema educativo para garantizar una mayor equidad en los resultados, independientemente de la situación socioeconómica. Además, la corrupción y las preocupaciones de seguridad socavan la confianza en el sistema.

Países de ingreso medio-bajo

Tailandia ha visto una ligera mejora en la inclusión de su crecimiento y desarrollo, con una puntuación de 4,42 colocándola en el puesto 12 de la IDI. El país tiene algunas buenas fundaciones en forma de altos niveles de empleo, baja pobreza y buen nivel de vida, aunque la desigualdad en la riqueza está aumentando, indicando espacio para mejorar los mecanismos de mercado para la inclusión. El Marco indica que, si bien la calidad de la educación ha disminuido algo, sigue siendo buena en relación con sus pares, con altas tasas de matrícula. La participación femenina en la fuerza de trabajo también es alta, aunque podría ampliarse el permiso de maternidad remunerado. Deben hacerse esfuerzos para fomentar el espíritu empresarial y la creación de empresas con el fin de incorporar a los trabajadores de la economía informal al sector formal. Al hacerlo, se ampliaría la base impositiva que permitiría al país reforzar su sistema de protección social.

Egipto tiene un puntaje de 2,94, colocándolo 73º entre las 79 economías en desarrollo en el IDI. El país lucha con muchos aspectos del crecimiento inclusivo. La desigualdad de ingresos y riqueza sigue siendo alta. El desempleo también es alto, especialmente entre los jóvenes, y la tasa de dependencia está aumentando, lo que significa que cada vez más personas que no están en la fuerza de trabajo necesitan ser apoyados por cada vez menos trabajadores. Egipto también sufre una relación deuda-PIB muy alta y una intensidad de carbono elevada, poniendo en riesgo el futuro. El Marco indica que el sistema educativo no alcanza una proporción suficiente de la población y que la calidad es insuficiente. A pesar de la historia del espíritu emprendedor, la creación de empresas y empleo sigue estando limitada por la insuficiencia de las finanzas, la mala infraestructura de transporte y la corrupción generalizada.

Se aprecia una constante en los resultados y pareciera que la Economía es directamente proporcional a la Equidad, no siendo una verdad absoluta claro, pero cuando los ciudadanos tienen los recursos y las herramientas adecuadas, el acceso a una educación de calidad que les permita desarrollarse de manera íntegra; la búsqueda de una sociedad mas inclusiva estaría mas cerca, lo vemos en el caso de las economías avanzadas que obtienen los mayores rangos en este Indice de Equidad.